Las personas con hipertensión tienen de dos a cuatro veces más riesgo de presentar enfermedad coronaria

Controlar la Hipertensión Arterial significa controlar el riesgo de Enfermedad Coronaria, Accidente Cerebrovascular, mejorar la expectativa de vida en la edad adulta,

La hipertensión o presión arterial alta es una condición muy común que afecta a 1 de 4 adultos, Aunque algunas personas tienen mayores riesgos de desarrollar hipertensión, cualquier persona a cualquier edad puede desarrollar hipertensión.

Si no es tratada, luego de varios años, la hipertensión puede dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. Puede hacer que los vasos sanguíneos se agranden y se debiliten. Esto puede llevar a un agrandamiento de los vasos sanguíneos llamado “aneurisma”. Los aneurismas pueden sangrar y causar la muerte, especialmente si están localizados en los vasos sanguíneos del cerebro o en la aorta, que es la arteria más grande del cuerpo. Con el tiempo, otros vasos sanguíneos se vuelven más estrechos por la acumulación en su interior de colesterol, o sea, disminuye el calibre o la luz interior de las arterias. Los vasos sanguíneos estrechos dificultan y a veces bloquean o tapan el flujo de sangre. Cuando el flujo de sangre se para, los órganos que dependen de éste se pueden dañar o morir.

Por todo esto, a la hipertensión arterial se la llama el “Asesino Silencioso” porque no presenta ningún síntoma y puede causar enfermedades serias si no se la detecta a tiempo y se la controla apropiadamente. Aunque muchas personas no presentan síntomas, si la presión arterial sube demasiado, en algunos casos se la puede detectar en pacientes que sufren dolores de cabeza, sangrado de nariz (epistaxis), mareos o cansancio extremo.

La única manera de detectar la Tension Arterial "hipertensión" en forma temprana o precoz para poder prevenir las serias complicaciones es el chequeo regular de la presión arterial.

Según los nuevos datos, el 90% de la población normotensa, a los 55 años de edad desarrollan la enfermedad.

Por Su Salud controle su Tensión Arterial apropiadamente.

La hipertensión arterial es una enfermedad que puede causar complicaciones serias y posiblemente fatales. Sin embargo, con detección temprana y con un control agresivo, millones de personas viven vidas más largas y sanas. La ayuda y la persistencia de los pacientes en el tratamiento son esenciales para controlar la hipertensión. Con la ayuda de su médico, usted puede aumentar las posibilidades de tener una vida larga y saludable.

Cuando pensamos en la hipertensión podemos decir que realmente nos pone en peligro de muerte. ¿Por qué es así?. La explicación es sencilla: muchos problemas que afectan la integridad de nuestro organismo podemos detectarlos de forma precoz: por ejemplo, si nos golpeamos un pié es muy fácil apreciar que se produce una inflamación y además notamos que nos duele. Ello nos lleva a evitar los movimientos de ese pié, y por tanto limitamos de forma espontánea un mayor daño de la extremidad que se produciría por un uso inadecuado.

Si medimos periódicamente nuestra tensión, y evitamos el efecto adicional de otros factores de riesgo, podremos efectivamente prevenir las consecuencias que hemos mencionado.

ya que las consecuencias más importantes de la elevación de la presión arterial son las enfermedades cardíacas, los infartos y las embolias. La lesión de las arterias también provoca daño al cerebro, riñón, y otros órganos como la vista. Esto es particularmente importante en las personas con diabetes, en las cuales la hipertensión provoca ruptura de los vasos pequeños del ojo, ocasionando la retinopatía diabética.

Sabia usted que una de las primeras causas de muertes en Colombia por encima de quien precisó que a la hipertensión arterial se le conoce como "el asesino silencioso" porque no manifiesta síntomas en las etapas iniciales. Cuando el paciente ya tiene dolor de cabeza, mareo o hemorragia nasal, es porque se han desarrollado las complicaciones y hay riesgo de infarto cerebral, embolia o infarto del miocardio.

EL PORQUÉ DE LA HIPERTENSIÓN

Considerada como el mal del silencio, muchos aún desconocen que cuando el corazón late, bombea la sangre hacia las arterias y crea una presión que impulsa la circulación sanguínea por el torrente del organismo.

Al tomarse la tensión pueden observarse dos cifras: la primera registra la presión sistólica (aquella que se origina en las arterias cuando late el corazón), y la diastólica (cuando el órgano vital descansa entre latidos).

Si la presión se eleva por encima del límite normal - podría cifrarse en 140/90 en los adultos— origina lo que denominamos hipertensión arterial, enfermedad que afecta a más del 20 por ciento de los adultos entre 40 y 65 años y casi al 50 por ciento de las personas mayores de 65.

Pero, lo más preocupante es que cualquiera puede tener la tensión arterial elevada sin mostrar síntomas, de ahí la importancia de su prevención y control, pues su desequilibro puede implicar graves afectaciones en el funcionamiento del corazón, el cerebro y los riñones.

RECOMENDACIONES VÁLIDAS

Más allá de investigaciones y especulaciones, lo cierto es que la hipertensión, con proporciones epidémicas ya en el mundo, continúa tratándose con medicamentos convencionales, pero en un 60% de los pacientes persiste la alteración.

De ahí que sea bien aceptado eliminar determinados factores relacionados con el estilo de vida -como el tabaquismo, la obesidad, alto consumo de sal, tomar alcohol en exceso o falta de ejercicio- que influyen en su desarrollo.

Y aunque no puede ser definitivamente curada, valdría la pena modificar esa serie de hábitos, que unidos a la acción de los medicamentos antihipertensivos, puedan llegar a controlarla de forma sustancial y evitar sus consecuencias.

Sería aconsejable, entonces, no dudar y llevar a la práctica determinadas recomendaciones, como la que todo adulto mayor de 40 años vigile periódicamente su tensión arterial, mas si sus padres o abuelos han sido hipertensos; amén de evitar la obesidad y realizar ejercicios físicos regularmente, de ser posible, al aire libre.

Otro tanto a favor sería disminuir el nivel de sal en la preparación de comidas y evitar los ahumados; así como reducir al mínimo las grasas animales y enriquecer la dieta con verduras, legumbres, frutas y fibra.

No puede obviarse dejar de fumar y eludir ambientes contaminados por humo de tabaco; moderar el consumo de bebidas alcohólicas y no ingerir en exceso café o té.

Por supuesto, debe seguirse fielmente el tratamiento prescrito por el médico y no interrumpirlo sin su autorización. Recuerde que la hipertensión es un poderoso factor de riesgo cardiovascular y se potencia cuando está asociado al colesterol elevado, diabetes o ácido úrico.

Procure controlar esos niveles de tensión para robarle más vida a los años y disfrutarla con plenitud, bien vale la pena.

 

!! Atención!!

Esto puede salvar su vida o la de sus seres amados

Mida La Tensión Arterial Usted Mismo Desde Su Casa, Su Oficina o Donde Se Encuentre ! Ahora Es muy Fácil Tomar La Tensión Arterial Hágalo Usted Mismo !

Presión Arterial Exacta En 30 Segundos Solo Haga Click Aqui